Los niños se mueven cada vez menos menos.

Si te detuviste a leer este titulo es porque hay algo que te ha llamado la atención y he tocado un punto de interés.

Dejame que te explique. Cuando afirmo que nuestros niños y jóvenes se mueven cada vez menos no estoy haciendo un gran descubrimiento. Ya lo se. Analizando todas las situaciones cotidianas, podemos ver que el uso excesivo de las tecnologías, la falta de entornos seguros para que nuestros jóvenes permanezcan al aire libre, el estrés bajo el que nos encontramos como padres y demás familiares, y como si fuera poco ahora, la PANDEMIA… todos son factores que hacen de nuestra situación actual un combo explosivo.

Explosivo para que? De que explosión estoy hablando? Estoy hablando de una nueva manera de comunicarnos que estamos estableciendo como normal donde no prima el contacto personal, estoy hablando de una manera de disfrutar del ocio donde relacionarse con el otro es a través de una pantalla. Miramos series, jugamos con consolas, enviamos audios para saber como están nuestros seres queridos, planificamos todas nuestras acciones para estar “a salvo” en casa. Porque hoy en día, pasar tiempo con otros ya no es tan elegible. Somos nosotros los que vamos a explotar.

Somos seres sociales viviendo en un mundo que, nos sugiere que ir de acuerdo a nuestra naturaleza nos hace mal. Estamos aprendiendo a pensar que estar con los otros es peligroso.

Ahora llevemos esto a la vida cotidiana de nuestros hijos: “no salgas porque te vas a contagiar”; “cuidate, no compartas con nadie”; “no vayas a ver a los abuelos, mejor haceles una videollamada”; no podes ir a jugar a la casa de tu amiga porque no conozco a su familia” No te puedo llevar al cumple porque estoy trabajando a esa hora, A la plaza a jugar? …con quien…solo….ni loca!; no vayas en bici, mejor tomate el cole, mira si te pasa algo …; etc.

En mi época los clubes, las plazas y los parques eran un lugar para socializar, los chicos podían pasar la tarde entera con sus amigos. Y el que no lo pasaba en el club, lo pasaba con amigos dando vueltas en el barrio, jugando a la pelota, andando en bici, saltando a la soga, etc. Hoy en día, son muy “afortunados” los niños que pueden ir con sus padres a la plaza un día de la semana.

Que hacen nuestros niños y jóvenes hoy en día? No se mueven porque no quieren? O no se mueven porque no saben? Hay muchos niños que se sienten torpes cuando deben dejar las consolas y jugar a juegos de destreza motora.

Así, estamos observando con mayor frecuencia niños que tienen dificultades para correr, que les da miedo saltar o lo hacen de manera descoordinada, otros niños no eligen correr porque prefieren hacerlo virtualmente, también hemos visto a niños que pierden la pelota, o no saben como lanzarla, ni hablar de intentar trepar.

Hay muchos niños que si lo pueden hacer y hasta se comprometen en diferentes deportes. Niños sin dificultades para moverse y que disfrutan haciéndolo.

Ahora, he aquí me pregunta: Hasta cuando nos encontraremos con niños y jóvenes que se muevan? Cual es nuestro rol como adultos?

Los dejo pensando

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

DEJA UN COMENTARIO